0 comments

Estas noticias nos entristecen, D.E.P.

La Guardia Civil ha hallado los cadáveres de los dos niños desaparecidos hoy en Godella, un bebé de cuatro meses y su hermano de tres años y medio, tras confesar la madre el lugar donde estaban enterrados, muy cerca de la caseta donde malvivía la familia.

El operativo de búsqueda comenzó sobre las ocho de la mañana, después de que un vecino llamara al 112 porque había visto cómo un individuo, que estaba ensangrentado y desnudo, salía de una casa de campo en ruinas y corría detrás de una mujer en Godella. Tras el preocupante aviso, varias patrullas de la Guardia Civil acudieron al lugar indicado por el testigo: una casa donde reside un matrimonio con problemas mentales, Gabriel y María, y sus dos hijos de corta edad.

Pero la mujer y los dos niños no se encontraban en el lugar. El hombre tenía sangre en su cuerpo y daba vagas explicaciones sobre el paradero de su mujer y los menores. «Están todos muertos», dijo el hombre con voz entrecortada. También manifestó que su esposa se había sumergido en una piscina para reencarnarse en su hijos.

Los agentes se quedaron perplejos cuando escucharon estas palabras. También vieron una pintada en uno de los muros de la casa: «Vais a morir todos». Ante la desaparición de los menores y las claras evidencias de que pudieran estar en peligro tanto ellos como la madre, la Guardia Civil montó un operativo de búsqueda con todas las patrullas que se encontraban en la zona y otras que acudieron de varios cuarteles cercanos.

Un perro adiestrado de Servicio Cinológico de la Guardia Civil de Valencia encontró sobre las once de la mañana a la mujer con vida dentro de un bidón, pero sus hijos no estaban con ella. La joven de 28 años apenas podía articular palabras y tampoco dijo a los agentes dónde se encontraban los niños. Según explicó el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, la mujer parecía que se había escondido en el bidón tras huir de su marido.

Fulgencio afirmó que los agentes de las fuerzas de seguridad habían centrado todos sus esfuerzos en la búsqueda de los niños en Godella y los municipios cercanos, porque la pareja no tenía coche y todo parecía indicar que no estarían muy lejos.

Los investigadores trasladaron a los padres de los niños al cuartel de la Guardia Civil de Moncada para interrogarlos por separado y tratar de averiguar dónde se encontraban los menores. Los progenitores tienen diagnosticados problemas mentales y han dado absurdas explicaciones sobre la desaparición de sus hijos.

Una amiga de la pareja vio por última vez a los niños el miércoles por la tarde cuando acudió a la casa para llevarles algunos alimentos. El niño de mayor edad estaba matriculado en el colegio público San Sebastián de Rocafort, aunque no acudía a clase desde mediados del mes de febrero, según fuentes municipales.

Fuente: Javier Martínez. Las Provincias.

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *