0 comments

En lo que va de 2019 se han incautado 8.155 objetos frente a los 10.777 que se requisaron a lo largo de todo el pasado año

Mayor presión y prevención han sido las claves para que la Policía Local de Marbella haya casi duplicado el material intervenido de la venta ilegal en el municipio en lo que va de año, respecto a las cifras de 2018.

La cifra total de artículos incautados hasta la fecha asciende a 8.155, de los que 7.004 han sido intervenidos cuando el vendedor ha abandonado la mercancía tras verse sorprendido, y 1.051 productos se han incautado a personas que sí se han llegado a detener. Una comparativa muy superior a 2018, cuando en todo el año se recogieron 10.777 artículos, de los que 2.415 fueron a vendedores a los que se detuvieron y 8.362 por abandono de mercancía. Respecto a las detenciones de los vendedores ilegales, el año pasado se practicaron un total de 57 y en lo que va de 2019 han sido 36.

El jefe de la Policía Local, Javier Martín, ha señalado que las claves de este incremento son «la intensificación de la presión sobre la venta ambulante ilegal y el hecho de que, aunque hemos destinado los mismos efectivos que en 2018, la campaña ha arrancado antes», adelantándose a la Semana Santa.

Así el concejal de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz, ha explicado que se ha llevado a cabo una campaña «preventiva previa a la temporada alta, en la que ha intervenido una parte importante de la plantilla de la Policía Local, con la intención de disuadir y de demostrar que Marbella es una ciudad incómoda para la práctica de la venta ambulante ilegal» y ha subrayado que el municipio «es pionero y modelo en la lucha contra una actividad que, aunque no se ha erradicado del todo, se ha reducido notablemente».

Menos mercancía

Martín también ha señalado que, resultado de esta presión, los vendedores han cambiado sus costumbres y «ahora son más conscientes y suelen ir más ligeros de mercancía, por lo que aunque hay más detenciones hay menos incautaciones».

La mayoría de los detenidos son de origen africano, aunque también hay centroeuropeos y suramericanos.

En cuanto a los agentes destinados específicamente a esta campaña, el jefe policial ha indicado que, tanto en el Paseo Marítimo de Marbella como en el de Puerto Banús, hay seis efectivos de uniforme y entre cuatro y seis de paisano por turnos, por lo que la cifra media diaria alcanza en determinadas franjas horarias los 30 policías. Martín ha resaltado la colaboración de la dirección de Puerto Banús en esta campaña. Este dispositivo especial no se limitará al periodo estival sino que se alargará durante todo el año.

El control de la venta ambulante e ilegal conlleva un plus de peligrosidad para los agentes. Afortunadamente no se han registrado graves incidentes como el de hace unos años en el que un policía local fue agredido por un vendedor. «Ha habido varios casos, pero gracias a la habilidad de los agentes se ha resuelto favorablemente» ha aclarado el jefe de la Policía Local, mientras que el edil ha querido hacer hincapié en el «riesgo» que planeta para estos agentes enfrentarse a «masa de personas dispuestos a enfrentarse».

El procedimiento policial en el momento de la localización del vendedor varía si éste se encuentra en situación legal o ilegal en nuestro país. En el primer caso, se le interviene la mercancía y se instruyen diligencias por la venta irregular. Si se trata de una persona que ha entrado ilegalmente en el país, se abren diligencias para su posterior expulsión. Todo el material intervenido se destruye en la planta de tratamiento de residuos de Casares.

Fuente: DiarioSur

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *