0 comments

No se conocían, pero estaban viviendo el mismo infierno. La dos niñas no tenían contacto entre sí, sus colegios eran diferentes, pero expresaron su calvario particular a sus profesores. En sus colegios en Marbella se desahogaron. Una de ella lo hizo con unos dibujos que revelaron a sus profesores un mundo de vajaciones y agresiones complicado de describir. Había sangre, palizas, era atada y presentaba moratones. Según fuentes de la investigación, las causantes de estos males en ambos casos presuntamente eran sus madres.

Los educadores de las niñas decidieron que debían poner lo que habían conocido en manos de la Policía Nacional. Emitieron una alerta sobre lo ocurrido y se abrió una investigación. Esto llevó a la detención de sus progenitoras, que no tienen relación entre sí, pero que llevaban a cabo las mimas prácticas de castigo a sus hijas. Por un lado, hay una madre marroquí y, por el otro lado, un mujer ecuatoriana. Ambas fueron detenidas por supuestos malos tratos en el ámbito familiar por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría de Marbella.

En los dos casos coincide que fueron las propias menores, una de ocho y otra de once años, las que confesaron a sus profesores lo que estaba sucediendo en sus casas. Segun adelanta «Diario Sur», ambas contaron que estaban sufriendo malos tratos psicológicos y físicos. Dijeron a sus maestros que sus madres las golpeaban con un cinturón. La niña de once años fue la que entregó varios dibujos en los que reflejaba el infierno que estaba sufriendo.

Ante esta situación, los agentes abrieron dos investigaciones paralelas para averiguar qué sucedía en estos hogares. En ambos casos al examinar a las niñas vieron que sufrían lesiones y heridas que podrían haber sido provocadas por sus madres en un episodio de supuestos malos tratos.

Alejamiento de las niñas

Es cuando se procedió al arresto de estas dos madres. Se les tomó declaración y fueron puestas a disposición de la autoridad judicial. El Juzgado de Instrucción 5 de Marbella, en funciones de guardia, fue el que se hizo cargo de los dos casos. El magistrado adoptó medidas cautelares contra las madres, como una orden de alejamiento de las niñas.

Las dos menores se encuentran lejos del alcance de sus supuestas castigadoras. Una habría quedado a cargo de un familiar, mientras que la otra está bajo la tutela de la Junta de Andalucía. Esta última, ingresó en un centro de protección de menores como marca el protocolo en estos casos.

Fuente: Diario ABC

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *