9:00 - 21:00 de Lunes a Viernes

Dos detenidos en Marbella por realizar robos «cariñosos» a ancianos

0 Comentarios

Agentes de Policía Nacional, en el marco del “Plan Contra la Delincuencia Itinerante”, han detenido en el municipio de Marbella, concretamente en un centro comercial de San Pedro Alcántara, a dos integrantes de una red criminal de origen rumano especializada en hurtos mediante la modalidad conocida como «abracitos» o «cariñosos» a ancianos.
Los arrestados, un hombre y una mujer de 33 y 24 años, respectivamente, fueron detenidos cuando intentaban sustraer el reloj, que resultó ser de gama alta, a un ciudadano mayor en los aparcamientos del citado centro comercial.Se les atribuyen hasta el momento seis ilícitos –cuatro hurtos y dos robos con violencia o intimidación- cometidos en la zona de Marbella.

Los agentes se han incautado de un coche que los detenidos utilizaban para cometer los hurtos y en ocasiones robos con violencia, informa la Policía Nacional a través de un comunicado.

Esta investigación comenzó a mediados de noviembre, momento en que los agentes detectaron la presencia en la zona marbellí de un grupo de personas especializadas en hurtos, a la vez que se producía un aumento de denuncias que tenían en común la misma modalidad delictiva.

Los arrestos se llevaron a cabo el pasado día 11 de diciembre en la zona de aparcamientos de un centro comercial de San Pedro de Alcántara.

Momentos antes los agentes detectaron la presencia en el lugar de un vehículo ocupado por dos personas del que descendió una mujer que se dirigió rápidamente hacia otro vehículo próximo en cuyo interior se encontraba un hombre de edad avanzada.

Al llegar a su altura, se aproximó a él y, mientras entablaba una conversación, le agarró del brazo en el que portaba un reloj e intentó apropiárselo, aunque la víctima, al ver las intenciones de la mujer, consiguió zafarse.

Seguidamente, la mujer y su compinche, encargado de trasladar a su compañera hasta el lugar del hurto y su posterior recogida, fueron interceptados por la Policía Nacional cuando intentaban huir del lugar.

Los investigadores comprobaron que los arrestados formaban parte de un grupo criminal itinerante especializado, principalmente, en la comisión de hurtos “cariñosos”.

El grupo operaba en todo el territorio nacional y cambiaba a sus integrantes continuamente de ciudad con el objetivo de dificultar la labor policial.

Cada uno de sus integrantes llevaba a cabo un papel determinado; las mujeres eran las encargadas de aproximarse a las víctimas potenciales, normalmente personas de edad avanzada, y tras simular conocerlas o solicitarles algún favor, aprovechar el momento para sustraerles las joyas y efectos de valor que llevaran encima.

En algunos casos no dudaban en utilizar la violencia para conseguir su botín, mientras que los hombres eran los responsables de trasladar en un vehículo hasta el lugar del hurto a las autoras y recogerlas una vez que habían cometido el delito.