9:00 - 21:00 de Lunes a Viernes

La Superliga llega a los tribunales españoles

0 Comentarios

  • El juzgado de lo Mercantil nº17 de Madrid impide a la UEFA y a la FIFA apartar a los clubes implicados en la Superliga de los torneos nacionales e internacionales.
  • Es un juzgado español quien emite la resolución judicial, ya que la sociedad se ha constituido en España bajo la denominación “Sociedad Limitada”.
  • Los clubes de la Superliga denuncian la posición monopolística de la que gozan ambos organismos en el desarrollo de competiciones futbol.

Las pretensiones sobre la creación de la Superliga y el rechazo de la FIFA y la UEFA a que se lleve a cabo ha dado lugar a un conflicto legal entre los implicados. Si hace unos días los organismos oficiales de fútbol internacional y europeo se posicionaban en contra y establecían posibles represalias contra los clubes fundadores, este mismo lunes los clubes implicados hicieron llegar a ambos organismos un escrito declarando que habían emprendido acciones legales para protegerse de las sanciones y las trabas que pretenden que el proyecto no siga adelante.

La demanda fue interpuesta ante el juzgado de lo Mercantil nº17 de Madrid, que ha estimado la medida cautelar presentada por European Super League Company S.L. En el documento, se insta a la FIFA y a la UEFA a que no sancionen ni expulsen a los clubes, jugadores y dirigentes de las competiciones de clubes y selecciones en las que participan actualmente, o puedan participar en el futuro, mientras se desarrolla y se pone en marcha la Superliga.

Además, el auto establece que los miembros de la UEFA y la FIFA no podrán hacer declaraciones que “que impidan directa o indirectamente la preparación, el desarrollo o la puesta en marcha de la Superliga”.

FIFA y UEFA contra Superliga

Por su parte, la FIFA y la UEFA no han dicho nada al respecto, mientras analizan el auto del juez. Y es que, en la demanda, los clubes de la Superliga denuncian la posición monopolística de la que gozan ambos organismos en la organización y desarrollo de las competiciones futbolísticas a nivel nacional e internacional.

Así, el juez declara que “el monopolio ejercido por la FIFA y por la UEFA respecto a la organización y gestión de competiciones nacionales e internacionales, así como la exclusividad en la gestión de rendimientos económicos derivados de dichas competiciones, impiden la existencia de una libre competencia en el mercado de las competiciones de fútbol profesional a nivel europeo”.

Además, el magistrado defiende que los castigos con los que la FIFA y la UEFA pretenden intimidar a los clubes fundadores desembocarían en el fracaso de la Superliga, lo que supondría la pérdida de la inversión de JP Morgan.

Este tema también lo aborda el auto, al revelar que existe una carta de compromiso suscrita por JP Morgan y Tivalino Investment SA por la cual el primero otorgará un préstamo de 3.983 millones de euros, que serían devueltos a lo largo de los próximos 23 años.

Entre los distintos motivos que da el magistrado para estimar la demanda, recuerda el juez que las sanciones van en contra de la libre prestación de servicios y circulación de trabajadores que recoge el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, así como también irían contra la libertad de establecimiento de las sociedades que dirigirían la Superliga y contra la libre circulación de capitales.

Hechos precedentes a la admisión de las medidas cautelares

Durante los últimos días la noticia de la creación de la Superliga ha dado lugar a que muchas personas del mundo del fútbol dieran su opinión, estando gran parte de las declaraciones en contra de la creación de esta nueva competición.

Entre otros, Aleksander Ceferin, presidente del Comité Ejecutivo de la UEFA, quiso dejar clara su postura ante la noticia ayer en el Congreso organizado por la UEFA y declaró que “la Superliga es un escupitajo en la cara de los aficionados, a los que tratan como si fueran clientes. El fútbol es dinámico y cambiante, pero el mérito se gana en una competición en el campo”.

 

Por su parte, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiso dejar claro que estas decisiones tendrán consecuencias, pues “no se puede estar mitad dentro y mitad fuera”. Y aunque dejó entrever que está abierto al diálogo, otras voces de la UEFA y la FIFA han “declarado la guerra” a los equipos que conforman la Superliga.

Parece que las negociaciones no serán fáciles, si es que se llega a negociar. Incluso, ayer martes algunos de los clubes implicados alegaron estar preocupados ante las reacciones contrarias al proyecto por parte los gobiernos, la Unión Europea y los aficionados.

De hecho, los seis clubes ingleses que formaban parte de los doce fundadores han dado un paso atrás y han dejado de lado el proyecto, después de que tanto el gobierno como los aficionados se hayan posicionado en contra de la Superliga.

Parece que la creación de esta nueva competición no será fácil y comienza con una batalla legal en la que las acusaciones a la FIFA y UEFA por ocupar una posición monopolística en el fútbol pueden traer consigo un cambio de paradigma en este deporte.

El por qué de las medidas cautelares

El hecho de que se decreten medidas cautelares que imposibiliten sanciones a la Superliga por parte de UEFA y FIFA no quiere decir que no pueda llegar a darse el caso de que finalmente se produzcan tales sanciones. Recordemos que el concepto de medida cautelar se fundamenta en torno a las figuras jurídicas; periculum in mora, es decir, hay un pronunciamiento cautelar para evitar el riesgo de daño que se podría producir por la dilación temporal del procedimiento judicial; y fumus boni iuris, esto es, para que se decreten medidas cautelares el juez o instancia judicial ha de prever que el fallo o sentencia puede ser favorable para la parte a la cual se protege.

En resumen, las medidas cautelares no toman parte en el asunto o controversia ni se asemejan a una sentencia, sino que simplemente evitan la lesión innecesaria que se puede producir, en este caso a la Superliga, si se inicia un procedimiento judicial entre los actores implicados, ya que el juez prevé una futurible sentencia favorable a las pretensiones judiciales de la Superliga en caso de que le impongan sanciones.

FUENTE: Economist & Jurist.