9:00 - 21:00 de Lunes a Viernes

Ofrecen 20.000 euros por el lanzador de la granada en el hotel de Marbella

0 Comentarios

Sisu Hotel Boutique quiere que se aclare el ataque que sufrieron el pasado 2 de marzo por la noche. Eran más de las 22.30 horas cuando un hombre con el rostro tapado entró en el restaurante junto a la piscina. Roció con combustible la estancia, le prendió fuego y, antes de salir corriendo, lanzó una granada de mano que destrozó el restaurante. La Policía Nacional abrió una investigación sobre lo sucedido, como confirmó a ABC. «No sabemos nada de cómo va la investigación y el seguro no se hace cargo de nada hasta que no se encuentren a los culpables», señala Alexandra Valdivia, directora general de Sisu Hotel Boutique, que asegura que esta es la razón por la que el establecimiento ha decidido dar una recompensa de 20.000 euros para quien identifique al autor del ataque.

Los abogados del establecimiento están buscando las fórmulas legales para poder lanzar el aviso y efectuar el pago de acorde a la ley. «Sólo queremos saber quién es el culpable del ataque», remarca Valdivia, que señala que la investigación de la Policía Nacional lleva abierta «más de cinco meses» sin que se les haya dado ninguna noticia sobre lo sucedido. «Recompensar por esta información es algo que se puede hacer, ya nos lo han dicho nuestros abogados. Ahora queremos identificar al responsable de incendiar y lanzar la granada dentro del hotel», señala la directora.

El atacante entró por la parte de la valla que separa con la urbanización El Mirador del Rodeo. Con la cara tapada efectúo el conocido ataque. Los gestores de Sisu tuvieron que hacer frente a la reforma, ya que los seguros hasta el momento no se han hecho cargo de nada. «El ataque se produjo para que no pudiéramos abrir en mayo», explicó a ABC, Neil Acland, arrendatario del hotel y dueño de la marca comercial Sisu Hotel Boutique. Sin embargo, el establecimiento logró abrir y completar las reformas, pero ahora demanda que los seguros se hagan cargo de los costes, que ya han pagado, y para ello necesitan que el culpable sea identificado por las autoridades.

El ataque se produce en medio de una guerra por la propiedad del edificio. Según explica Neil Acland, el hotel perteneció a Lorcrimar, que también construyó parte de la zona residencial aledaña. La sociedad fue judicializada en «Malaya», pero antes cedió el enclave a Marbecorp, cuyo administrador era el empresario británico Gary Sanders, que se asocia con Acland en 2010 para levantar el festivo negocio que se conoce actualmente. Pero durante la reforma Sanders es detenido en la puerta del hotel y extraditado a Reino Unido por diversos delitos relacionados con el fisco. Según afirman los gestores de Sisu, es condenado a 7 años de cárcel y tras su salida de prisión es cuando se desatan las disputas por la propiedad.

Como narra Acland, Sanders tenía una deuda con Philip Notley, empresario propietario de PDQ Computer, que consiguió que le fuera abonada con la propiedad de este edificio. Desde entonces Neil Acland paga el alquiler a este propietario. Sin embargo, Sanders reclama la propiedad y una indemnización por impago del alquiler de 1 millón de euros en una querella, que fue retirada 30 minutos antes de la vista ante el juez, por su abogado, Antonio Flores –según narran los arrendatarios–. Por su parte, Gary Sanders, a través de Antonio Flores, sostiene que sigue siendo el propietario y que Notley es sólo un testaferro de Acland para «eludir el pago» del alquiler.

Noticia: abc.es