9:00 - 21:00 de Lunes a Viernes

Piña y Osorio echan balones fuera con el retraso del centro de salud de San Pedro

0 Comentarios

Tras comparecer el pasado 30 de agosto en tono triunfailista, informando del inminente inicio de las obras del nuevo centro de salud en San Pedro Alcántara gracias a su gestión para trasladar a una parcela las consultas portátiles, este lunes Rafael Piña ha eludido responsabilidad en los problemas con esos terrenos y ha echado balones fuera. La hemeroteca vuelve a ser su gran enemiga. 

 

En su comparecencia de hace once días, Piña dijo que las obras comenzarían este lunes 10 de septiembre, y todo gracias a la gestión que él había realizado para que se pudieran trasladar las citadas consultas.

Dijo entonces que, tras conversaciones con el dueño del solar, se accedió a la cesión para el traslado de los módulos. Por ello, le agradeció su colaboración.

El pasado viernes, la Delegada de Salud de la Junta de Andalucía en Málaga, Ana Isabel González, anunció que las obras no podía comenzar porque la empresa que iba a hacer el traslado de las consultas portátiles se negaba a ello.

El motivo no era otro que la Tenencia había llegado a un acuerdo con una persona que no era el propietario real de esos terrenos, en los que además estaban protestando los vecinos.

Esta mañana, tanto Rafael Piña como su compañero Manuel Osorio han comparecido en rueda de prensa para echar balones fuera. Ahora los problemas que han surgido, por supuesto, son culpa de la Junta de Andalucía.

Tres parcelas

Han reiterado que se ofrecieron a la Junta dos parcelas de titularidad municipal para trasladar las consultas externas «allá por el mes de mayo», y también una privada, condicionada a la cesión de los propietarios.

Ha señalado que la administración autonómica prefirió esta última por estar más cercana al actual centro de salud. “Nosotros hemos actuado como mediadores entre el supuesto propietario y el distrito sanitario para agilizar el proceso”, ha explicado Piña.

Y ha añadido que “el propietario de la parcela realizó una cesión provisional y en precario del terreno con el objetivo de situar varios módulos prefabricados y la ambulancia del 061 mientras se ejecutan las obras del centro de salud”.

“Este es el documento que se pasa al Distrito Sanitario, en ningún momento se cede la parcela al Ayuntamiento”, ha aclarado.

Piña ha precisado que “la licencia de obras que se da a Dragados (la empresa encargada del traslado de las caracolas) es condicionada a acreditación ante el Ayuntamiento de la inscripción en el Registro de la Propiedad del carácter precario de los módulos prefabricados y su uso y del deber del cese y demolición sin indemnización a requerimiento del municipio por lo que nos encontramos en situación de afirmar que los trabajos no han comenzado porque desde la Junta no han hecho los deberes”.

Tasas

“No han liquidado todas las tasas pertinentes y la única que han abonado es por importe de 112 euros, por lo que la delegada provincial de salud, Ana Isabel González, miente cuando dice que han desembolsado ya grandes cantidades de dinero para el traslado», ha dicho en un tono beligerante.

Lo único que pretenden es echar la culpa a la Tenencia de Alcaldía como desgaste político, cuando buscar la parcela más adecuada era trabajo suyo”, ha señalado el teniente de alcalde, quien ha afirmado que “desde la Tenencia lo único que han encontrado ha sido una mano tendida y toda la colaboración posible”.

Piña ha insistido en el ofrecimiento de las dos parcelas municipales. «Por nuestra parte siempre nos pareció la mejor opción la parcela frente al parque de la avenida Virgen del Rocío”, ha subrayado.

Por su parte, Osorio, en un tono aún más beligerante, ha dicho que «el centro de salud se tiene que hacer, es un proyecto modificado de hace más de 10 años, así que no nos tomen más el pelo. La ineptitud que están demostrando quieren volcarla en nosotros, pero no, cada uno que acepte sus responsabilidades”, ha zanjado el edil.