9:00 - 21:00 de Lunes a Viernes

Veredicto de culpable para un joven por asesinar, violar y profanar a una menor en Valencia

0 Comentarios

En ocasiones la justicia parece lenta, pero es bueno trabajar y examinar cada prueba para obtener un veredicto acertado cuya pena sea justa al delito cometido.

«El jurado no cree la versión del acusado de un crimen que sacudió a la población de Chella hace cuatro años. La Fiscalía pide prisión permanente revisable.

El jurado ha considerado culpable al joven acusado del asesinato, agresión sexual y profanación del cadáver de una menor de 15 años de Chella (Valencia) en octubre de 2016, con un veredicto que, además, ha sido alcanzado por unanimidad y que ha sido hecho público este jueves en la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Los hechos probados en los que se basa el veredicto, que conducirá en los próximos días a una sentencia condenatoria, esta sí a cargo de jueces técnicos, apuntan a que el joven contactó con la menor, y la citó en su antiguo domicilio familiar, en la citada población valenciana de Chella. Ella acudió a la cita pensando que había otros amigos con él.

Una vez en la vivienda, el joven intentó mantener relaciones sexuales con la víctima, pero esta se negó. Entonces, la emprendió a golpes con ella. La joven quedó semiinconsciente, indefensa. Todo sucedió muy rápido, en unos veinte minutos.

En ese tiempo consiguió consumar la violación y, a continuación, la estranguló hasta causarle la muerte, pidió un coche a un amigo y trasladó el cadáver hasta una sima de la población, donde lo arrojó con la intención de que no pudiera ser encontrado.

La Fiscalía y la acusación popular reclaman para el joven la prisión permanente revisable, la máxima pena que se puede aplicar en España. Será la sentencia la que fije el castigo a partir del veredicto de culpabilidad.

A lo largo del juicio que se ha venido celebrando el acusado no ha respondido a las preguntas de las acusaciones y, en respuesta al interrogatorio de su abogado, ha defendido, por un lado, que sufre desequilibrios psicológicos y adicción a las drogas, y en el día de los hechos las había consumido en abundancia junto a bebidas alcohólicas.

Por otra parte, ha declarado que no agredió sexualmente a la chica, con la que no mantuvo relaciones sexuales, y que la muerte de la joven sobrevino tras una discusión a resultas de la cual él perdió el control y la sujetó con fuerza del cuello, acabando por estrangularla, a pesar de que no tenía intención de matar.

Además, ha relatado que a partir de la muerte perdió el control, sufrió pánico y se deshizo del cadáver sin saber muy bien lo que hacía, aunque luego colaboró con la Justicia.

A pesar de haber escuchado este relato, el jurado ha creído el relato de las acusaciones, que es el que se refleja en su veredicto y el que recogerá la condena.»

Fuente: El País